BZarquicostura

Modelando en ROJO

Me resulta especialmente sensual. Un juego directo entre la tela y el cuerpo en el que interviene más la intuición que la razón. Un proyecto escultórico en el que la superficie va adquiriendo progresivamente la forma, sin cortes, sin dibujos previos, sin formas concretas predimensionadas,…Una proyección-construcción fusionada a través del tiempo de ejecución.

Elijo un cuerpo y una tela. La tela, seda roja salvaje cuyas irisaciones todo lo delatan. El cuerpo, el de Pandora, que ni grita ni llora. Maniquí que imita las verdaderas formas de la persona a la que se dedica esta obra arquitectónica. Sobre su rígida volumetría voy dejándome llevar por los secretos de la blándida piel. Primero manipulo su sujeción sobre el hombro izquierdo. Con alfileres fijo la tela y, minuciosamente, su busto se va recubriendo con pliegues pseudoparalelos. Un babero que juega grácilmente con el cambio de tonalidad entre el haz y envés textil. Giro a Pandora y el incipiente vestido con ella. El excedente textil va tomando forma. Tras pliegue y repliegue, se crean diversas ondas direccionales que enfatizan el volumen arquitectónico en su espalda. Formas efímeras que sin las fíbulas, se desvanecerían. Ya concretadas, éstas se hilvanan con hilo de algodón y amplia puntada.

Inmóviles son como sus matices permanecen, pero el vestido es aún demasiado largo. Su longitud se prende y desprende mediante un corte diagonal que permite rematar inferiormente la asimetría de la composición general. La modelo de carne se lo prueba. Se lo ajusto, se lo reajusto  hasta adaptarlo a su topografía natural. El modelado en rojo está casi acabado. Sólo queda algo de máquina y una cuanta plancha.

0 1 3 5 81114151617

Dedicado a Laura Díaz, para quien fue diseñado para finalizar la noche de su boda.

5 Comments

  1. David
    - Responder

    Has diseñado una preciosidad de traje. ¡Enhorabuena! ¡Ah! Y me encantaría ver fotos de la dueña con su segunda piel. ¡Besos y a seguir adelante!

  2. Peio
    - Responder

    Al principio parece que va a ser una cosa pero finalmente es otra. Bien bonita! por cierto. Me gusta!

  3. Jordi
    - Responder

    La ¿”blándida piel”?
    Creadora de indumentarias y de nuevas palabras, ¿no?
    Me apunto a la petición de David: queremos ver el traje sobre la propietaria real.
    Un beso.
    Jordi

    • BZ
      - Responder

      Me alegra que me lo comentes porque eso significa que te lo has leído cabo a rabo, querido editor. Efectivamente tengo cierta tendencia a inventarme palabras, sólo aquellas que me resultan lo suficientemente poéticas. Blándido me recordaba al efecto de blandir una espada, es decir, de oscilar con el movimiento de la mano, así que, miré en la RAE y el María Moliner. Efectivamente según estos diccionarios, este adjetivo no existe….pero como al introducirlo en el sabio y globalizado Google no era la única en utilizarlo, me animé a dejarme llevar por la inspiración. Según la RAE tampoco existe “patronaje” ni “proyectación”…

      • bz
        - Responder

        ¿De ‘blandir’?
        Yo pensé enseguida en la fusión de ‘blando’ y ‘mórbido’, esta última en su 2ª acepción, la que usan los italianos.
        En todo caso, es un invento… y eso es lo que te gusta. Así que… sigue inventando.
        Jorditore

Deja un comentario