BZarquicostura

COPA ACADÉMICA 7

Aunque él no se acordara, nos conocimos en el año 1999, aquel en el que comencé mi carrera en la Escuela. Siempre recordaré con cariño aquellas intensas clases de Introducción a la Arquitectura en las que Jorge, Teresa y Roberto abrían nuestros pipiolos ojos hacia la longeva producción de la historia arquitectónica. Hace unas semanas, en un fortuito encuentro en una conferencia de Laura Martínez de Guereñu, bastó una pregunta , ¿no te acuerdas de mí, verdad?, para emprender una renovada amistad. Una breve conversación de minutos fue suficiente, las palabras arquitectura e indumentaria emergieron de mis labios y dos días después me haría una intrigante propuesta. Sin apenas saber en qué consistiría, asentí.

Hablo de Jorge Sainz, no sólo profesor de la Escuela de Arquitectura de Madrid sino también director de su Departamento de Composición. Por si tales actividades se le quedaran cortas, organiza un encuentro tertuliano periódico, junto con Fernando Valderrama, en su casa, al que denomina Copa Académica. A la que asistí yo, se contaría como la séptima.

Con gran curiosidad, me presenté en la dirección en la que se me había citado. Las puertas se fueron abriendo a mi paso conociendo, por los pasillos, en primer lugar a Fernando, arquitecto y profesor de la Universidad Europea. Ya éramos dos. La última en abrirse pegó un fogonazo, resultó ser una cámara fotográfica y tras ella se hallaba Jorge, quien con júbilo tomaba imágenes de los recién llegados. Parecíamos ser tres. Pero allí se encontraban puntualmente Malu y su prima Marta quienes, como medida anticrisis, habían montado juntas una empresa de ricas mermeladas, Mademi. En torno a los sofás me presentaron a José Antonio, un recién titulado Doctor en Arquitectura, único participante masculino, y Ana, una jovencísima alumna de la ETSAM ya conmemorada con el premio a las mejores notas de la UPM. Sumábamos ya siete.

Con ambiente distendido fuimos acercándonos con palabras, sin todavía saber ni quiénes éramos ni por qué estábamos allí. Mariaje, traductora introducida en el sociovoluntariado, se sumó al encuentro algo más tarde, así como Nuria, una arquitecta cuya llegada suscitó un siempre interesante tema de conversación: Cuba. Recién llegada de dicho país en peligro de extinción, nos estuvo contando sus experiencias e impresiones bajo la atmósfera musical caribeña que Jorge tenía preparada para la ocasión. El tejido de su vestido y el efecto de la superposición de su collar de tul, me tenían hipnotizada. Ya éramos nueve.

Finalmente entró Eva, mujer elegante, arquitecta y profesora de la Europea, y con ella, el brindis inaugural. Jorge nos presentó brevemente y tras ello comenzamos a compartir fluidamente tanto experiencias profesionales como objetivos personales. Entre frutas troceadas, una cata de manjar de mermelada, quesos y ensaimadas nos introducimos cada uno en una pequeña parcela del mundo del otro. BZarquicostura pasó de ser el mío a ser un poco de cada uno de ellos esa noche.

Ya de madrugada, los diez nos fuimos a seguir soñando a nuestras casas.

Participantes
64311529

2 Comments

  1. Sonsoles
    - Responder

    Se os ve muy bien a todos… traspasando esa puerta…
    Como es la vida!… me he asomado por un ‘agujerito’ a través de tu invitación…

    gracias

  2. El único participante masculino
    - Responder

    Pues sí que fue divertida la copa y conoceros a todas, con vuestras apasionantes historias… y eso que este doctorcito venía muerto de Pamplona, entre congresear y alergia… OmG!

    Un saludo.
    JA

Deja un comentario