BZarquicostura

EL PROGRAMA Y LA INSPIRACIÓN

La envolvente arquitectónica, más allá de su configuración geométrica y los materiales que la configuran, tiene el papel fundamental de generar un espacio acotado que permita el desarrollo de la actividad humana. Estos espacios podrán ser cerrados, abiertos, flexibles o rígidos, pero siempre tendrán que cumplir la función para la cual fueron proyectados ya que en ello radica su éxito. Como indica Toyo Ito al leer acerca de su pensamiento, el espacio ha de hacer sentir libre a su usuario y permitirle su interacción con éste sin perder su utilidad.

Al igual que una prenda se diseña para diferentes actividades humanas que implican un movimiento anatómico o un acontecimiento social concreto. De forma más compleja y variada se determinará el programa de necesidades en arquitectura. La pregunta ¿Para qué sirve este edificio?  ha de contestarse por sí misma. La dimensión espacial, la geometría, el color, la altura, el control visual, los materiales, la textura, los cambios de cota, el mobiliario…todo estará supeditado a si el edificio a proyectar se trata de un espacio para vivir, un espacio para trabajar, un espacio para vender, un espacio para exhibir, un espacio para actuar, etc. Adquiriendo la actitud contraria, se puede proyectar arquitectura sin un programa concreto o capaz de asimilar gran cantidad de programas diferentes. En relación a este aspecto, nuestro arquitecto siente gran interés por la investigación en torno a los patrones universales de organización. Con ello nos referimos a su afán por encontrar sistemas abstractos que permitan dar soluciones genéricas a problemas específicos de momento y lugar. Un objetivo persistente debido a su complejidad, pero evoluciona hacia el encuentro de ese camino mediante la abstracción en conjunción con la fenomenología. Se involucra en la continua búsqueda de prototipos al igual que se habla del espacio universal de Mies Van der Rohe o el sistema Dominó de Le Corbusier.

A partir de la revolución industrial, la indumentaria ha sido progresivamente más estandarizada, considerando la fecha de 1914 el punto de inflexión que finalmente determinó su evolución hasta nuestros días. Esto fue debido no sólo a los avances técnicos sino también al cambio de mentalidad que supuso la I Guerra Mundial. La construcción de prendas, actualmente denominada industria textil, debido al desarrollo de su sistema productivo-económico, ha determinado que de forma generalizada sea el empresario quien diseñe las envolventes corporales. De esta manera, esta industria deja al cliente tan sólo la libertad de selección de un producto ya confeccionado. Por el contrario, en la arquitectura se seguirá desarrollando un proyecto confeccionado a medida pese a la globalización. A pesar de los intentos de estandarización de principios del siglo XX tales como el racionalismo, la prefabricación no es un hecho mayoritario. En mi consideración este fenómeno arquitectónico se debe a varios motivos entre los cuales los más relevantes son:  el entorno (clima, orientación, geometría de la parcela), el programa (las necesidades del promotor), el coste económico (un edificio supone una gran inversión económica) y el factor tiempo (implica una amortización a lo largo plazo). Por tanto, el programa, es uno de los cuatro factores más relevantes en la determinación del diseño a medida.

Como Toyo Ito indica, el resultado edificatorio debería ser capaz de conversar con el entorno en el que está ubicado al mismo tiempo que satisfacer las necesidades del cliente, lo que, a pesar de frenar las inquietudes de libertad del profesional propias de cualquier arquitecto, resulta imprescindible a la par que enriquecedor para el resultado final. A esta interacción la llama “la alegría del descubrimiento”.

Una vez consensuado el programa de necesidades del edificio, se procederá a su proyección, pero no antes sin pasar por esta fase previa a su formalización, a la cual hemos denominado inspiración. Como inspiración no sólo se contemplan todas aquellas referencias que se puedan haber consultado previamente de edificios con programas similares en revistas, internet, documentos de archivo, etc, sino también todas aquellas ideas que surjan espontáneamente de nuestra cabeza, que de manera instintiva, nos brotan y persiguen: recuerdos de la infancia, referencias al mundo natural, relación con un objeto, etc. Al no vivir aislados en el mundo, nos vemos obligados, como proyectistas, a sentir influencias de nuestro entorno, siendo por ello tan complicado el ser capaces de adquirir un estilo personal, pero no por ello imposible.

A lo largo de la historia se han sucedido inspiraciones universales de diversa índole. De entre ellas destacamos las referencias a momentos históricos anteriores: referencias al Mundo Antiguo cuyo testimonio queda plasmado en los múltiples edificios renacentistas y neoclásicos o Morris en su Arts&Crafts, el cual viviría un revival medievalesco a finales del siglo XIX como reacción contra la industrialización; o incluso referencias a tiempos posteriores como el futurismo; referencias antropomórficas, las cuales encontramos en las proporciones clásicas y todos los estilos que se basaron en ellas; también encontramos como inspiración referencias a la Naturaleza: estilos como el Art Nouveau o el Art Decó, cuyas fantasías inspiracionales se centraban en acercar todas las artes aplicadas, incluyendo en ellas la indumentaria y la arquitectura, al mundo natural; Movimientos artísticos como el Neoplasticismo y el Constructivismo trasladados a la arquitectura rompieron con lo establecido en la época en la que dichos movimientos de vanguardia se sucedieron.  Como conclusión se considerará  la inspiración como el germen mental que condicionará de forma incipiente el desarrollo del proyecto.

En el caso concreto de la arquitectura de Ito se caracteriza por el uso de la metáfora como motor de inspiración. En él diferenciamos varios tipos de arquitectura, todas ellas vinculadas a una categoría metafórica:[13]

ARQUITECTURA DEL VIENTO (ligereza, ausencia formal)
ARQUITECTURA EN ESTADO DE FUSIÓN O ARQUITECTURA FLUÍDA (fluidez y flexibilidad espacio-temporal)
ARQUITECTURA COMO FILIMINA, COMO ENVOLTORIO TRANSPARENTE (arquitectura fina como piel humana)
ARQUITECTURA COMO MANIFESTACIÓN EFÍMERA, INESTABLE (permanencia aparentemente inestable)
ARQUITECTURA COMO FENOMENALISMO (provocación emocional y sensorial)
ARQUITECTURA COMO JARDÍN DE LUZ, JARDÍN DEL VIENTO Y JARDÍN DE MICROCHIPS (arquitectura como paisaje)
ARQUITECTURA COMO PUNTO DE PASO (espacio de transición)
ARQUITECTURA BORROSA O DE LÍMITES DIFUSOS (permeabilidad espacial)

En el diseño de indumentaria esta fase adquirirá un fuerte peso. Es la inspiración la que determina y relaciona toda la línea de la colección. En el caso de este proyecto, nuestra inspiración, como ya se ha mencionado en capítulos anteriores, será el estudio de Toyo Ito y sus procedimientos proyectuales.

[13] El Croquis. Pg16. En referencia a Rowe, Colin. Manierismo y arquitectura moderna y otros ensayos. Gustavo Gili. 1999

1 12 13

0 Comments

Deja un comentario