BZarquicostura

CUERPOS ABYECTOS

CUERPO_Conjunto de los sistemas orgánicos que constituyen un ser vivo.Del latín corpus.

ABYECTO_Despreciable, vil en extremo. Del latín abiectus, participio pasadode abiicĕre, rebajar, envilecer.

Todos tenemos una idea preconcebida del cuerpo humano, quizá no tanto de qué es, pero sí de cómo ha de ser. Cómo funciona, sus límites, su topografía, su género,  su sexo, la actividad de sus órganos sensoriales, su simetría formal y demás. Una imagen conceptual que gira en torno a un IDEAL DE BELLEZA que ya Vitrubio, arquitecto romano del siglo I a.C. buscaría a través de la geometría euclídea. Todos recordamos aquel esquema que Leonardo da Vinci dibujaría, siguiendo sus pautas, de un cuerpo configurado en la intersección de un cuadrado y un círculo, situando el ombligo en su centro. Algo más tarde, Alberto Durero seguiría explorando la anatomía a través de sus Cuatro Libros de la Proporción Humana. Por extrusión o compresión, tanto en horizontal como en vertical, hallaría proporciones derivadas del ideal clásico de las siete cabezas, aquellas que, a pesar de sus desviaciones, seguirían considerándose como cuerpos NORMALES.

Mientras los eruditos buscaban el ideal de belleza a través de la simetría y la proporción corporal, en paralelo, se interesaban por su antítesis, el cuerpo monstruoso. Ya Aristóteles diría: el monstruo es un fenómeno que va contra la generalidad de los casos, pero no contra la naturaleza considerada en su totalidad. La propia diversidad de género se salía de lo que él englobaba dentro de la generalidad. Para el filósofo, el voluptuoso pecho de la mujer, el diferencial dimensional entre su cintura y su cadera, la proximidad de sus menstruaciones y su capacidad de tener hijos en un útero aparentemente bicorne, le convertía en un ser distinto al hombre y monstruoso en su diferencia.

El concepto de monstruo ha existido desde los orígenes de la humanidad, siendo su estudio especialmente morboso durante la Edad Media y el Renacimiento, encontrando de ello numerosas muestras literarias como el libro Monstruos prodigiosos de Paré, publicado en 1573. Todo lo que se salía del patrón de belleza masculino, el género, la raza, la asimetría corporal, la fusión corporal, la multiplicación o división de miembros…todo era considerado como monstruoso, llegándose a entremezclar la realidad con la fantasía. Este cuerpo diferente al ideal se convertía sistemáticamente en un JUEGO DE CONSTRUCCIÓN ARQUITECTÓNICA. En referencia a este Lego corporal, Claude Kapler realizaría una completa clasificación en su libro Monstruos, demonios y maravillas a fines de la Edad Media:

“LOS MONSTRUOS o EL JUEGO DE LAS FORMAS

1_LOS MONSTRUOS: LUGAR DE LO ANTITÉTICO, DE “TODO LO OTRO”

2_EL MONSTRUO: EL QUE CARECE DE ALGO ESENCIAL

3_ MONSTRUOS POR CAMBIOS EN LAS RELACIONES ENTRE SUS ÓRGANOS

4_SUSTITUCIÓN DE UN ELEMENTO HABITUAL POR OTRO INSÓLITO

5_MEZCLA DE REINOS: ANIMAL, MINERAL, VEGETAL

6_HIBRIDACIÓN

7_MONSTRUOS CARACTERIZADOS POR UNA ANIMALIDAD TODOPODEROSA (HOMBRES SALVAJES)

8_MONSTRUOS DE CARÁCTER DESTRUCTOR

9_SERES CUYO CARÁCTER PRODIGIOSO O MONSTRUOSO DEPENDE DE PARTICULARIDADES NO MORFOLÓGICAS”

Y es que cualquiera era susceptible de convertirse en un monstruo, en una bruja o en cualquier otro ser misterioso. Un misterio que en el siglo XIX se convertiría en curiosidad insana, convirtiendo este cuerpo en una jocosa atracción circense. Los enanos, el hombre elefante, la mujer barbuda, el hombre de goma…todos aquellos cuerpos más radicalmente opuestos a la normatividad, se veían sometidos, como animales, a trabajar irrisoriamente para ella. Aunque cueste mucho esfuerzo, quiero pensar que no era la maldad humana, sino la ignorancia lo que lo reconvertía en un ser marginal frente a una sociedad cruel. Ésta ha llenado de fantasía su historia corporal para describir todo aquello que no entiende racionalmente. Inexplicablemente, a pesar de los avances científicos y la asimilación cultural, algunos siguen viviendo en esa cápsula de intensa ignorancia corporal.

Esta reivindicación cultural y social es el leit motiv de CUERPOS ABYECTOS, ENTRELAZANDO VIDAS. Unas jornadas crip-queer organizadas por el grupo de investigación SOMATECA en el Museo de Arte Contemporáneo Reina Sofía. Un grupo que busca la reunión y debate social en torno a la diversidad funcional. Las mujeres ya no somos consideradas como monstruos, tampoco la gente que no puede caminar, ni las personas que no tienen un brazo, ni aquellos que pueden delirar. No obstante, a pesar de este avance vertiginoso a lo largo de los siglos, la gente catalogada como NORMAL, seguimos siendo muy poco conscientes de la realidad de ciertos colectivos que se salen de la canonización ideal. La cuestión ya no es ser guapo o feo, sino vivir bajo el desconocimiento del privilegio que supone tener un cuerpo NORMATIVO, de no sentirse excluido, de no cuestionar que la condición de tu cuerpo limita tus derechos. Cada día, la vida del cuerpo NO NORMATIVO se encuentra con numerosos obstáculos que ha de saltar: barreras arquitectónicas, ropa hecha a medida, la mirada del curioso que se vuelve irritante, el desprecio del intolerante, las limitaciones de la ley de dependencia, la integración laboral…aspectos que no siempre les permite vivir el amor, el deseo o el sexo; la vida, al fin y al cabo, en plena libertad.

En tres días, a través de charlas, grupos de trabajo y talleres, cuerpos desconocidos hemos debatido y compartido experiencias en torno a estas preocupaciones. Por supuesto, el CUERPO DIVERSO es un cuerpo monstruoso por su asimetría, su descontrolado movimiento o su parálisis, pero no lo es más que aquellos que son perfectamente simétricos, aquellos que tienen un género y un sexo definido, aquellos cuya visión es capaz de enhebrar a la perfección una aguja o aquellos que están tan cuerdos que hasta dan miedo. Todos somos diversos y, en nuestra diversidad es donde tenemos que encontrar nuestro PUZLE. Formar una comunidad global que nos perfeccione como piezas encajadas en un CUERPO MONSTRUOSO SOCIAL COMÚN.

Como colofón final, como ironía, como sátira hacia una sociedad obnubilada con un ideal de belleza canonizada, se preparó una ANTIPASARELA. Cuerpos de hombre vestidos de mujer o de mujer vestidos de hombre, cuerpos que necesitan prótesis para poder desplazarse, cuerpos estáticos, que sin silla de ruedas no pueden ser desplazados, cuerpos como tantos otros que los admiramos desde un emocionado aplauso perimetral. En tono alegre, divertido y estrambótico; riéndonos todos de todos y todos de nosotros mismos, se creó una pasarela que nada tiene que ver con la Madrid Fashion Week, que no vendía ni ropa ni ideales de belleza, sino ILUSIÓN, FUERZA, TOLERANCIA Y ESPERANZA.

 

hombre_de_vitruvio Durero,Alberto. DELLA SIMMETRIA DEI CORPI HUMANI.pdfDas Buch der NaturHistoire générale et particulière des anomalies de l'orLes Écarts de la nature ou RecueilJosephine Clofulliathe rubber manAndré KerteszHalls BellmerHalls Bellmer  1Halls Bellmer  2Costuras a flor de piel.

0 Comments

Deja un comentario